Home > News and Events > Research News > Research press releases in Spanish > Tres nuevos planetas y un misterioso objeto descubiertos fuera de nuestro Sistema Solar

Tres nuevos planetas y un misterioso objeto descubiertos fuera de nuestro Sistema Solar

Main Content

Filed under:
26 October 2011
The Hobby-Eberly Telescope at night. Credit: Marty Harris/McDonald Obs./UT-Austin

Tres planetas y sus estrellas acompañantes han sido descubiertos por un equipo internacional de investigadores dirigido por Alex Wolszczan, un profesor de Astronomía y Astrofísica de Evan Pugh de Penn State, usando el Telescopio Hobby-Eberly. Penn State es un socio importante en el diseño, construcción, y el funcionamiento de este telescopio, que es uno de los más grandes del mundo. En 1992, el astrónomo Wolszczan se convirtió en el primero en descubrir planetas fuera de nuestro sistema solar.

Imagen: Marty Harris/McDonald Obs./UT-Austin

Tres planetas y sus estrellas acompañantes han sido descubiertos por un equipo internacional de investigadores liderado por un astrónomo de Penn State. Usando el Telescopio Hobby-Eberly, los astrónomos observaron las estrellas padres -- llamadas HD 240237, BD +48 738, y HD 96127 -- decenas de miles de años luz de nuestro sistema solar. Una de las estrellas masivas moribundas tiene un misterioso objeto adicional que le orbita, de acuerdo con el líder del equipo Alex Wolszczan, un profesor de Evan Pugh Astronomía y Astrofísica de Penn State, quien, en 1992, se convirtió en el primer astrónomo en descubrir planetas fuera de nuestro sistema solar. Se espera que la nueva investigación traiga luz sobre la evolución de sistemas planetarios alrededor de estrellas moribundas. También ayudará a los astrónomos a comprender cómo el contenido de metal influye en el comportamiento de las estrellas moribundas. La investigación se publicará en diciembre en la revista Astrophysical Journal. La primera autora del artículo es Sara Gettel de Penn State.

Se espera que la nueva investigación traiga luz sobre la evolución de sistemas planetarios alrededor de estrellas moribundas. También ayudará a los astrónomos a comprender cómo el contenido de metal influye en el comportamiento de las estrellas moribundas. La investigación se publicará en diciembre en la revista Astrophysical Journal. La primera autora del artículo es Sara Gettel de Penn State.

Los tres recién descubierto sistemas planetarios son más evolucionados que nuestro propio sistema solar. "Cada una de las tres estrellas está en inflamación y ya se ha convertido en una gigante roja -- una estrella moribunda que pronto se traga cualquier planeta que pasa a estar orbitando muy cerca de ella," dijo Wolszczan. "Mientras que ciertamente puede esperar un destino similar para nuestro propio Sol, que eventualmente se convertirá en una gigante roja y, posiblemente, va a consumir nuestra tierra, no tenemos que preocuparnos de que esto ocurra por cinco billones de años.” Wolszczan también dijo que una de las estrellas masivas moribundas -- BD +48 738 -- está acompañada no sólo por un enorme planeta similar a Júpiter, sino también por un objeto misterioso segundo. Según el equipo, este objeto podría ser de otro planeta, una estrella de baja masa, o -- lo más interesante --una enana marrón, que es un órgano en forma de estrella que ocupa un lugar intermedio en la masa entre las estrellas más frías y los planetas gigantes. "Vamos a seguir observando este objeto extraño y, en pocos años más, esperamos ser capaces de revelar su identidad," dijo Wolszczan.

Las tres estrellas moribundas y sus planetas acompañantes han sido particularmente útiles para el equipo de investigación, ya que han ayudado a iluminar misterios en curso, por ejemplo, cómo se comportan las estrellas moribundas en función de su metalicidad. "En primer lugar, sabemos que las estrellas gigantes como HD 240237, BD +48 738, y HD 96127 son especialmente ruidosas. Es decir, son muy agitadas, ya que oscilan mucho más que nuestro propio Sol, el cual es mucho más joven. Este ruido perturba el proceso de observación, por lo que es un reto para descubrir los planetas compañeros," dijo Wolszczan. "Aun así, finalmente fuimos capaces de detectar los planetas alrededor de cada estrella masiva."

Una vez Wolszczan y su equipo confirmaron que HD 240237, BD +48 738, y HD 96127, efectivamente, tienen planetas orbitando a su alrededor, midieron el contenido de metales de las estrellas y encontraron algunas correlaciones interesantes. "Hemos encontrado una correlación negativa entre la metalicidad de la estrella y su nerviosismo. Resulta que entre menor contenido de metales cada estrella tenía, más ruidosa y nerviosa que era," dijo Wolszczan. "Nuestro propio Sol vibra un poco, pero su atmósfera es mucho menos turbulenta porque es mucho más joven."

Wolszczan también señaló que, como las estrellas se hinchan a la etapa de gigante roja, las órbitas planetarias cambian e incluso se cruzan, y los planetas y lunas cercanos con el tiempo son tragados y absorbidos por la estrella moribunda. Por esta razón, es posible que HD 240237, BD +48 738, y HD 96127 podrían haber tenido más planetas en órbita, pero que estos planetas se consumieron en el tiempo. "Es interesante notar que, de estas tres estrellas recién descubiertas, ninguna tiene un planeta a una distancia más cercana a 0,6 unidades astronómicas - es decir, 0,6 la distancia de la Tierra al Sol", dijo Wolszczan." Puede ser que el 0,6 es el número mágico en el que cualquier distancia más cercana significa la desaparición de un planeta."

Las observaciones de las estrellas moribundas, su contenido de metal, y cómo afectan a los planetas a su alrededor podrían dar pistas sobre el destino de nuestro propio sistema solar. "Por supuesto, en unos cinco mil millones de años, nuestro Sol se convertirá en una gigante roja y es probable que se tragará a los planetas interiores y las lunas de los planetas que acompañan. Sin embargo, si todavía estamos en torno a, por ejemplo, de mil a tres mil millones de años, podemos considerar mudarnos a la luna de Júpiter, Europa, para los restantes mil millones de años antes de que ocurra, " dijo Wolszczan. "Europa es un páramo helado y ciertamente no es habitable ahora, pero como el Sol continúa calentándose y expandiéndose, la Tierra será demasiado caliente, mientras que al mismo tiempo, Europa se derrite. "

Además de Wolszczan y Gettel, los otros miembros del equipo de investigación son Andrzej Niedzielski y Gracjan Maciejewski, y tres estudiantes de posgrado, Grzegorz Nowak, Monika Adamów, y Pawel Zielinski de la Universidad Nicolás Copérnico de Torun, Polonia.
El financiamiento para esta investigación fue proporcionado por la NASA y el Ministerio Polaco de Ciencia y Educación Superior.


[Katrina Voss]

Traducción: José Quijano

Document Actions

Share this page: |
Filed under: