Home > News and Events > Research News > Research press releases in Spanish > Mandíbula encontrada en Inglaterra es de los primeros humanos modernos conocidos en el noroeste de Europa

Mandíbula encontrada en Inglaterra es de los primeros humanos modernos conocidos en el noroeste de Europa

Main Content

Filed under:
02 November 2011
Maxilla from Kent's Cavern
Una fotografía del maxilar superior, incluyendo tres dientes, que fue descubierto durante las excavaciones en la Caverna de Kent en Devon, Inglaterra, en 1927. Crédito: Chris Collins (NHM) y el Museo de Torquay

Un trozo de hueso de mandíbula excavada en una cueva prehistórica en Inglaterra es la evidencia más temprana de humanos modernos en Europa, según un equipo internacional de científicos. El primer hueso se cree que es alrededor de 35.000 años, pero un nuevo estudio de investigación muestra que es significativamente mayor -- entre 44.000 y 41.000 años de edad, de acuerdo con los resultados que se publicarán en la revista Nature. La datación del hueso se espera que ayude a los científicos a calcular la rapidez con que los humanos modernos se extendieron por Europa durante la última Era de Hielo. Este estudio también ayuda a confirmar la teoría muy debatida que los primeros humanos convivieron con los neandertales.

Beth Shapiro, profesora asociada de Shaffer de Biología de Penn State y miembro del equipo de investigación, explicó que el fragmento de maxilar superior que contiene tres dientes fue descubierto en 1927 en una cueva de piedra caliza prehistórica llamada Caverna de Kent en el suroeste de Inglaterra. Los registros de las excavaciones originales, realizadas por la Sociedad de Historia Natural ubicada en Torquay, en Devon, Inglaterra, indican que el hueso de la mandíbula fue descubierto 10 pies y 6 pulgadas bajo la superficie y fue sellado por los depósitos de estalagmita. "En 1989, científicos de la Universidad de Oxford fecharon el hueso a unos 35.000 años. Sin embargo, se plantearon dudas más tarde sobre la fiabilidad de la fecha porque los rastros de pegamento moderno, que se utilizaba para conservar el hueso después de su descubrimiento, se encuentra en la superficie," dijo Shapiro. "Sabíamos que íbamos a tener que hacer pruebas adicionales." Debido a que el resto del área no contaminada de los huesos fue considerado demasiado pequeño para volver a analizar, el equipo de investigación buscó en los archivos de las excavaciones y colecciones en el Museo de Torquay para obtener muestras de los huesos de otros animales de las profundidades registradas por encima y por debajo del lugar donde el maxilar superior fue encontrado.

Los miembros del equipo de investigación obtuvieron fechas de radiocarbono de los huesos de lobo, ciervo, oso de las cavernas, y rinoceronte lanudo, todos los cuales fueron encontrados cerca del maxilar superior, y todo lo cual podría estar fechado entre 50.000 y 26.000 años de antigüedad. Los científicos luego fueron capaces de calcular una edad para el maxilar superior. La nueva datación indica que el hueso tiene entre 44.000 y 41.000 años de antigüedad.

Shapiro explicó que la nueva y más precisa datación proporciona una evidencia más clara sobre la coexistencia de neandertales y los humanos anatómicamente modernos. "Si el hueso de la mandíbula tiene, de hecho, de 44.000 a 41.000 años, eso significa que corresponde a un tiempo cuando los neandertales todavía estaban presentes en Europa, así que lo primero que había que confirmar era si hueso pertencía a un ser humano anatómicamente moderno y no a un neandertal." Shapiro y su equipo intentó por primera vez extraer el ADN mitocondrial de uno de los dientes, pero había una cantidad insuficiente para la secuenciación de ADN válido. Con el tiempo, los miembros del equipo fueron capaces de utilizar un modelo virtual tridimensional basado en una tomografía computarizada de los huesos maxilares para llevar a cabo un análisis detallado de los fósiles. Los investigadores compararon las formas internas y externas de los dientes con los de los fósiles humanos modernos y neandertales de un número de sitios diferentes. Ellos encontraron características de los primeros humanos modernos en todo, menos en 3 de 16 rasgos dentales.

"La nueva fecha y la identificación de este hueso de la Caverna de Kent es muy importante, ya que ahora tenemos evidencia directa de que los humanos modernos estuvieron en el noroeste de Europa hace 42.500 años atrás," dijo Tom Higham, director adjunto de la Unidad de la Universidad de Oxford y un miembro del equipo. "Se confirma la presencia de humanos modernos en el momento de la cultura Auriñaciense temprana, y nos dice mucho acerca de la velocidad de dispersión de nuestra especie en toda Europa durante la última Era de Hielo. También significa que los primeros humanos convivieron con los neandertales en esta parte del mundo."

Además de Shapiro y Higham, otros miembros del equipo de investigación incluyen a Tim Compton, Chris Stringer, Roger Jacobi, y Chris Collins del Museo de la Historia Natural en el Reino Unido; Erik Trinkaus de la Universidad de Washington en los Estados Unidos; Barry Chandler del Museo de Torquay en el Reino Unido; Flora Groning, Paul O'Higgins, y Michael Fagan de la Universidad de Hull en el Reino Unido; Simon Hillson del University College de Londres en el Reino Unido; y Charles Fitzgerald de la Universidad de McMaster en Canadá.

La investigación fue financiada por dos organizaciones en el Reino Unido: el Leverhulme Trust y el Natural Environment Research Council.


[Maria Coyle / Katrina Voss]

Traducción: José Quijano

Document Actions

Share this page: |
Filed under: