Home > News and Events > Research News > Research press releases in Spanish > Efectos secundarios del tratamiento de la hepatitis C pueden ahora ser estudiados en el laboratorio

Efectos secundarios del tratamiento de la hepatitis C pueden ahora ser estudiados en el laboratorio

Main Content

Filed under:
16 November 2012

 

cartoon depicting virus action on cell

Imagen de Arriba: Esta imagen ilustra una celula humana durante una infección viral normal. Crédito: Craig Cameron lab, Universidad de Penn State


The adverse effects of antiviral activity on a virus

Imagen del Medio: Esta imagen ilustra una medicina antiviral causando efectos adversos. La calabera y huesos en cruce, los cuales representan la medicina antiviral, ilustran que la medicina no solo accesa el RNA viral, tambien tiene acceso al RNA de la mitocondria saludable, causando efectos secundarios y problemas. Crédito: Craig Cameron lab, Universidad de Penn State


Antiviral inaction on a virus

Imagen de Abajo: Esta imagen ilustra una medicina antiviral sin efectos adversos. La situación ideal es diseñar un medicamento que accese solo el RNA viral, sin que accese el RNA mitocondrial. Crédito: Craig Cameron lab, Universidad de Penn State


La hepatitis C (VHC), que afecta a más de 170 millones de personas en el mundo, es la principal causa de enfermedad al hígado y, aunque los tratamientos virales son efectivos en muchos pacientes, causan efectos secundarios graves en otros. Ahora, los efectos secundarios adversos se pueden replicados y observados en placas de Petri y tubos de ensayo, gracias a un equipo de investigación dirigido por Craig Cameron, el “Paul Berg” Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Penn State. El método del equipo es el primero en mostrar -- en un entorno de laboratorio -- que los tratamientos antivirales del VHC afectan funciones dentro de la mitocondria en células de pacientes --- pequeña estructuras conocidas como "las centrales eléctricas de la célula" que son responsables de producir la energía conocida como ATP.

Los científicos han sabido desde hace tiempo que medicamentos antivirales, incluyendo los que se usan para tratar la VHC, son probables de afectar incluso mitocondrias normales y saludables por la desaceleración de salida ATP. Mientras que una persona con mitocondrias normales experimenta algunos efectos de ATP mitocondrial, una persona que ya está predispuesto a disfunción mitocondrial puede ser empujado sobre el límite de "no suficiente energía celular" por la droga antiviral.

Cameron explicó que uno de los problemas con las pruebas clínicas es que un medicamento puede ser demostrado a ser muy eficaz pero, si incluso un minúsculo porcentaje de pacientes muestran efectos secundarios, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. tiene la obligación de poner la prueba en espera o parar la prueba por completo. Esta posibilidad hace que las compañías farmacéuticas no estén dispuestas a invertir dinero en pruebas de medicamentos después que un evento adverso se ha observado, aun cuando los medicamentos podrían ayudar a millones de personas. Así que si el equipo de Cameron puede mostrar, en el laboratorio, que un medicamento causa efectos secundarios, entonces estos compuestos no entrarán a pruebas clínicas largas y costosas ni causar daño a los pacientes. Es más, una compañía farmacéutica puede invertir su dinero sabia y cuidadosamente en la investigación de fármacos que producirán productos seguros y eficaces. Mejor y más dispuestas inversiones por las compañías farmacéuticas eventualmente ayudaran a los pacientes, ya que los recursos se invertirán en el desarrollo de fármacos que no sólo funcionen, sino que también sean seguros para todos los pacientes.

El siguiente paso para el equipo de Cameron es identificar los genes que hacen que algunas personas respondan pobremente a estos tratamientos antivirales. Al tomar muestras de sangre de varios pacientes y  utilizando el nuevo método para la prueba de toxicidad en las diferentes muestras, los miembros del equipo esperan descubrir cuál de las personas responden bien y quienes experimentarán reacciones mitocondriales, basados en sus perfiles genéticos. Los miembros del equipo también esperan que su método será un medio para estudiar la toxicidad y efectos secundarios en otras enfermedades, incluyendo el virus del Nilo Occidental, el virus dengue, y el SRAS corona-virus.

La investigación fue fundada por el Instituto Nacional de Salud y una Dotación de Penn State Paul Berg.

[ Katrina Voss ]

Traducción: Christian Pastor

Document Actions

Share this page: |
Filed under: